.

Los agentes inmobiliarios están hechos de sueños

By Carlosrentalo | Agente Inmobiliario

motivación inmobiliaria

Todos los agentes inmobiliarios soñamos con lograr cosas.

En este episodio del podcast de la”Academia de Marketing Inmobiliario” de Carlos Rentalo, te hablamos de los sueños.

Escuchar en IVOOX

Escuchar en Spreaker

Viajar por todo el mundo. Tener éxito en la vida. Comprar una mansión. Ser campeón de boxeo… Podría pasarme media vida enumerando sueños.

Todos muy bonitos. Pero, desafortunadamente, muchos sueños aparecen perdidos en el limbo de ‘algún día’.

Porque sólo unos pocos agentes inmobiliarios consiguen sus metas. ¿Quiénes son estos? ¿Acaso tienen superpoderes? ¿Son seres de otro planeta?

No, la clave está en tu mente. Ahí es donde nace el éxito. De la capacidad de afrontar esas barreras, que en muchos casos nos las cargamos nosotros mismos a las espaldas.

Cuando comenzaste como agente inmobiliario, estoy seguro que tenías un sueño. Algo que te movió con fuerza y que consiguió eliminar  las excusas que tenías sobre la profesión y te hacía vibrar con energía en la lucha por alcanzar tus sueños.

Con el tiempo, nos vamos olvidando del motivo que nos hizo comenzar con tanta pasión y determinación en el sector inmobiliario.

Tranquilo, es algo que nos ocurre a todos en algún momento. Visto con perspectiva, casi me atrevería a decir que incluso se trata de una situación con cierto aire cíclico.

Lo importante, lo realmente importante, es cómo vemos ese ciclo:

Puedes verlo como un embudo o puerta hacia el abismo de la conformidad.

Puedes utilizarlo como un motor de impulso para alcanzar tus sueños.

“Estamos dando vueltas y volviendo al mismo lugar”. Seguro que tú, y tú, y tú también, en los viajes familiares, has escuchado esta frase. Ahora yo te pregunto: ¿Qué haces para salir de ella?

  1. Te obcecas en seguir igual, y permanecer ese círculo vicioso.
  2. Reconoces que no sabes cómo salir; entonces bajas la ventanilla y preguntas.

¿En qué punto te encuentras tú?

Sea cual sea tu respuesta, mi objetivo con este artículo de mi blog para agentes inmobiliarios pasa por que, al menos, sientas la tentación, aunque sea mínima, de reflexionar sobre dónde estás y dónde quieres llegar.

Formación agente inmobiliario

Porque al final, todo esto se trata de abrir nuestra mente. Actuar sobre aquello que no nos funciona y, sí, también sobre lo que sí nos resulta, para seguir avanzando.

El hombre, por naturaleza, es evolutivo. Los agentes inmobiliarios deben evolucionar.

Quedarnos quietos es una actitud antinatural en nosotros. Somos seres inquietos. De verdad.

Si no me crees, piensa en lo siguiente.

Cuando ves a los agentes inmobiliarios cómo aumentan sus resultados de facturación en sus agencias inmobiliarias, o montan otra nueva agencia inmobiliaria… ¿no sientes ni siquiera un mínimo de cosquilleo de ‘ese podría ser yo’?

De esto se trata. De sacarte del limbo del ‘algún día’. Ese día ha llegado. Ese día comienza hoy.

Las 10 barreras que te separan hoy de tus sueños inmobiliarios

Insisto. Todos somos humanos. Todos tenemos días buenos, días mejores y días horribles. Al mismo tiempo, y en esos instantes de duda, la mente pone en marcha una serie de mecanismos muy perversos.

Los reconocerás fácilmente, aunque en cada uno de nosotros se manifiestan de una forma. Tal es la diversidad de los hombres. Miedo. Imposibilidad. Pasividad. Parálisis.

¿Los conoces? Viejos amigos que nos visitan de vez en cuando, en momentos de crisis, y que son como ese amigo gorrón al que le dejas quedarse en casa por una noche y al final permanece a tu lado más de un mes.

En nuestro día a día como agentes inmobiliarios, también llaman a nuestra puerta (personal y profesional, porque ambas están íntimamente conectadas). Cuando lo hacen, toman la forma de barreras aparentemente sólidas que poco a poco nos separan de cumplir nuestro sueño de ser el mejor agente inmobiliario.

Mente inmobiliaria

Barrera a superar nº 1: Ausencia de actitud

O lo que es lo mismo. Te regodeas en afrontar los problemas, las situaciones y los hechos, a la defensiva. Cruzándote de brazos, por ejemplo, cuando entablas una conversación.

Barrera a superar nº 2: Crees que todo es imposible

Es imposible que yo haga esto. Es imposible que consiga lo otro. ¿Todos es imposible? Entonces, ¿por qué otros lo consiguen?

Barrera a superar nº 3: Indecisión

Toca el reloj y piensas: 5 minutos más. Ves una oportunidad para ser un mejor agente inmobiliario y piensas: otra saldrá. Amigo, los trenes pasan y no vuelven atrás. No comprar el ticket tiene una motivación más profunda: miedo a salir del confort en el que estamos inmersos.

Barrera a superar nº 4: ¿Sacrificarme yo?

¿Sueñas? Euromillón… Claro. El error de concepto, digo. Si piensas que con dejarlo todo al azar tienes la vida resuelta, perdona que sea crudo: te va a ir mal. Sin anestesia.

Barrera a superar nº 5: Observar de lejos…en exceso

¿Te pasas el día mirando Facebook o Instagram? Todos parecen tener una vida emocionante y exitosa, ¿verdad? ¿Y dónde estás tú? Al otro lado, mirando. Sin ver.

Barrera a superar nº 6: El foco equivocado

Tengo una hipoteca. Tengo que pagar la deuda. Tengo que cumplir las expectativas. Tengo que…Perdona. Te has convertido en un zombie.

Barrera a superar nº 7: El mundo no te observa

Tranquilo. El manido complot del universo para hacerte fracasar tiene otros cosas importantes por resolver…

Barrera a superar nº 8: Lo que haces no te apasiona

No, si esto a mí me gusta. ¡Cuántas veces he oído esto de la boca de alguien triste y con un cuerpo apagado (comunicativamente)! Llamas a ser agente inmobiliario ‘esto’. ¿Qué es esto, te pregunto mientras clavo mi mirada en tu pupila (azul)? Esto eres tú.

Barrera a superar nº 9: Cuidado, ¡Ego!

Dices que no tienes un blog inmobiliario porque si publicaras todo lo que sabes… Ehem… Vives en el mundo interconectado… ehem. Por si no te habías percatado. ¿Sabías que la pólvora la inventaron los chinos? ¡Qué tíos!

Barrera a superar nº 10: Hablas sin actuar

Voy a… Hay que… A ver si… La próxima vez… Te suenan familiares, ¿verdad?

Vale. Hasta aquí las malas noticias. Ahora empieza lo bueno. Me estás leyendo, así que doy por supuesto que estás dispuesto a coger pico y pala, y pin-pan, pin-pan, para llegar a tu sueño como agente inmobiliario. ¿Cuál es?

¡Espera! No me lo digas. Aún ;).

Antes de que todo se precipite, te quiero felicitar. Tu actitud de cambio, de permeabilidad, hará posible tu éxito.

No te quiero engañar. Lo fácil y rápido, no existe. Y si te lo prometen, desconfía. Todos los grandes hombres han trabajado duro para alcanzar sus metas. A ti te va a suceder lo mismo. A mí me sucedió igual. De hecho, aún estoy inmerso en esta carrera de fondo (he decidido compartirla contigo, por si en algún momento te aporto algo).

Todos los grandes hombres tienen algo en común: miraron de frente las barreras que surgían ante ellos, las estudiaron, y encontraron la forma de derribarlas y seguir adelante.

Hoy, tú vas a comenzar a echar por tierra tus límites.

Frases inmobiliarias

Las 10 oportunidades que te acercarán a tus sueños inmobiliarios hoy

Oportunidad a alcanzar nº 1: Soy pura actitud

O lo que es lo mismo. Al mal tiempo, la mejor cara. ¿Que no se soluciona? Insisto. Ante cualquier oportunidad de aprender, abro mi mente, y me acerco a la fuente.

Oportunidad a alcanzar nº 2: Todo es posible

Puedo hacerlo. Y lo haré. Me costará más o menos. De las más difíciles, más aprenderé. Otros lo consiguen, así que yo no voy a ser menos.

Oportunidad a alcanzar nº 3: Me levanto y ando

Invierno. Toca el reloj y piensas: 5 minutos más para aprovechar el día. Por ejemplo, voy a dar un paseo por el barrio, a ver qué hay a estas horas (además de un frío que pela) y así, cuando tenga una visita podré contárselo a la menor oportunidad. Objetivo #superagente, ¡en marcha!

Oportunidad a alcanzar nº 4: Mi rutina, mi esfuerzo

¿Sueñas? La auténtica lotería es encontrar una vocación que te motive a pensar no en son las cinco, me largo, sino en saber que tienes unos objetivos en mente, que para alcanzarlos tienes que dedicar un porcentaje de tu tiempo a escuchar (leer, ver) a tus referentes, y aprender. El tiempo lo manejas tú, no él a ti.  No mires el tiempo que trabajas, sino lo que obtienes de él.

Oportunidad a alcanzar nº 5: Hago que me observen… y observo

Paseas, viajas, hablas, participas, escuchas, ves, observas, lees. Todos son verbos de acción. Publico. También este lo es. Observo. Al final, todos son verbos de acción.

Oportunidad a alcanzar nº 6: El foco adecuado

¿Qué mantenía a salvo a los humanos en The Walking Dead? Atención. Foco. Objetivo. El objetivo de evitar la infección; el foco en el éxito de su misión; la atención para que cualquier zombie colara un mordisco a la menor oportunidad.

Oportunidad a alcanzar nº 7: Soy parte del mundo, y de su éxito

Tú alcanzas el éxito. Tú fracasas. La poética del fracaso guarda un regusto de éxito. ¡Qué perverso, Carlos! Porque te hace ser parte de la rueda del mundo. Tu éxito es su éxito. Tu fracaso tuyo, pero también del mundo, que pierde algo de valor.

Oportunidad a alcanzar nº 8: Haces lo que te apasiona

Entonces llega el día en el que no sabes si vives en sábado, lunes, o viernes. Porque todos los días son iguales? ¡No! Porque cada día aprendes, sientes, te implicas, te cabreas, empatizas. Vives. .

Oportunidad a alcanzar nº 9: Ego y Humildad, equilibrio entre el Ying y el Yang

El mejor agente inmobiliario. ¡Aquí! Pero eh, con mis errores y mis patas metidas en algunos barros. La chaqueta limpia, sí, pero porque tengo repuestos a mano.

Oportunidad a alcanzar nº 10: Actúas y das que hablar

He, primera persona del presente simple del verbo haber. Ha, tercera persona del presente simple del mismo verbo.

Me dirás que tienes una personalidad tendente al pesimismo. Tranquilo. Además de las cualidades innatas, hay aptitudes que se entran. Dado que la mano quemada aprende más, te voy a explicar cómo entreno yo para que todo obstáculo que se presenta ante mí, se convierta en una oportunidad.

He aprendido a tomar decisiones. Al principio comento que para mí madurar no tiene nada que ver con los cambios físicos y los emocionales que la naturaleza humana nos provee. Sí, afectan. ¿Pero nos determinan? Yo creo que no. Tomar decisiones entraña riesgos. Asumirlos sí que conlleva madurez. Y actuar a pesar de ellos, aún más. Paso a paso, decisión tras decisión, aprendes.

Soy mi más crítico psicoanalista. Ahora, con la perspectiva del camino recorrido, tengo más capacidad, y más herramientas internas, para identificar rápidamente elementos tóxicos a mi alrededor. Por extraño, o duro, que te parezca, las personas tóxicas existen. Los trabajos tóxicos son reales.

Para enfrentarme a ellos, en mi caso he optado por una rutina conjunta mente-cuerpo (o cuerpo-mente). Tanto monta, monta tanto. Si me sigues en Twitter e Instagram habrás visto que me gusta correr. También viajar. A mí me aportan serenidad, fortaleza, entrenamiento. Y esto lo traslado al día a día laboral. O para  ser más exacto, se refleja.

Y yo, Carlos, después de entrenar, ¿cómo sé si he superado las barreras y las he convertido en oportunidades?

Has entrado en el siguiente nivel. Lo llaman resilencia, esto es, estás capacitado para enfrentar miedos, temores, obstáculos o crisis, y salir de ellas más fuerte.

Así que te propongo que cotejes si eres un agente inmobiliario con esta infografía 😉

Guía para saber si eres un agente inmobiliario con resilencia

infografía resilencia carlos rentalo

Ahora sí, ¿cuál es tu sueño? Compártemelo en un comentario. 

Nos vemos pronto.

Carlos Rentalo.

Follow

    About the Author

    Soy consultor de negocios inmobiliarios, inversor y emprendedor. Speaker internacional y especialista en estrategias para aumentar las ventas de las agencias inmobiliarias. Llevo más de 15 años trabajando en el sector inmobiliario. Asturiano y vivo en Madrid.

    Leave a Comment:

    Leave a Comment:

    Recibe GRATIS una Guía de Mejora de Anuncios Inmobiliarios 

    x