.

Por qué ser agradecido nos hace mejor agente inmobiliario

By Carlosrentalo | Agente Inmobiliario

Hace unos días me llegó a través de LinkedIn una historia que me hizo reflexionar. Hablaba una colega de marketing sobre una situación en un hospital que seguro que todos reconocemos como algo que hemos vivido.

familia agradecida

El caso es que esta mamá llevó a su hijo a urgencias. El niño, inquieto, como tiene que ser un niño pequeño que además está incómodo, no paraba de moverse, de jugar con las cosas que tenía mamá para entretenerlo durante la espera en urgencias. Bueno, pues en una de estas, el niño tiró sin querer al suelo el zumo que estaba tomando.

El acto reflejo de toda madre es recoger lo que el niño ha tirado y decirle que eso no está bien. Es parte de la educación del futuro adulto.

Así lo hizo. Se agachó, con un ojo en el niño para que no hiciera más trastadas, y con el otro esforzándose por retirar todo el líquido del suelo. ¿Lo lógico no?

Hasta aquí puedes decir que no hay nada de extraordinario. Paciencia. Vamos al meollo de la cuestión; y el responsable, en buena parte, del artículo de hoy.

Mientras recogía el zumo del suelo, a su alrededor el ambiente la impactó: todos coincidían en señalar que lo dejara, que ya pasaría la señora de la limpieza -siempre es una señora, ¿lo señores no limpiamos o qué?-, que ese es su trabajo, que para eso les estamos pagando.

Efectivamente, la señora de la limpieza llegó y ayudó a la mamá a que el suelo no quedase ni resbaladizo ni pegajoso.

La trabajadora terminó de fregar el suelo y le dio la gracias a la madre, que había actuado rápido para que su trabajo fuera efectivo y rápido. 

La mamá le dio a ella las gracias por hacer su trabajo, que va más allá de limpiar: es mantener la higiene en un foco de infecciones, y no sabemos en qué condiciones.

Estoy completamente de acuerdo con la respuesta y la reflexión de la colega. Sí, puede que sea su trabajo, pero el mío -hablo por ella- es el de educar a mi hijo; si no le enseño que hay cosas que no se pueden hacer, que hay que valorar lo que otras personas hacen, que hay que ser agradecidos con lo que tenemos y con lo que nos ofrecen, no podemos ser buenas personas.

Y si no somos buenas personas, es imposible que seamos buenos profesionales.

Según leía su historia, me iban viniendo a la mente multitud de situaciones similares en mi día a día como agente inmobiliario. Pensé “es un magnífico tema para compartir reflexiones y aprender”.

Para hacerlo, he conversado con algunos colegas y amigos para preguntarles si ellos son felices en su trabajo. Yo lo soy, pero quería tener otros punto de vista que me complementasen.

Todos coincidimos en dos ideas: 

  • La felicidad en el trabajo depende de nuestra actitud hacia él
  • Una actitud positiva hacia el trabajo comienza en uno mismo, en saber valorar lo que tenemos y agradecerlo convenientemente.

Tenemos mucho que agradecer

Uno de los hábitos más comunes de los agentes inmobiliarios de éxito es comenzar al día dando las gracias por pequeñas cosas para generar una corriente de energía positiva.

Los agentes inmobiliarios más felices sentimos gratitud por todo. No necesitamos razones concretas para este estado; solo buscamos en la maraña de eventos diarios los motivos para estar agradecidos.

Me dirás que no se te ocurre nada por lo que puedas estar agradecido. Vale. Pues ahora te voy a zarandear (metafóricamente hablando, claro), con una dosis de realidad:

Tienes mucho por lo que estar agradecido.

Venga, para un momento en lo que estés haciendo ahora mismo -leer este artículo 😉 -; cierra los ojos, pon la mente relajada y piensa en cómo es tu día a día:

Tienes clientes que quieren trabajar contigo, que confían en ti, en tu capacidad como inmobiliario.

Trabajas con un equipo de agentes inmobiliarios del que aprendes siempre. Tanto en lo bueno (los éxitos) como en lo malo (los reveses; me niego a decir el fracaso porque no existe el fracaso absoluto. De esto si quieres hablamos en otro momento).

Has progresado en tu carrera profesional gracias a tu esfuerzo, sí, por supuesto, pero también a que tienes jefes que han sabido ver tu talento y todo tu  potencial, que insisto, es infinito.

Has superado momentos muy jodidos. En plata y sin edulcorantes. Que vivir no es sencillo. Y las piedras están ahí. El cómo decidamos superarlas marcará nuestra progresión.

Estás en un sector en el que nunca dejas de formarte, y por extensión, de crecer. Te lo digo por experiencia.

Como sabes si llevas un tiempo leyéndome o siguiendo mi paso por el marketing inmobiliario y la marca personal en las redes sociales, estudié Derecho. Sí, soy leguleyo, pero de los buenos, eh!! De esa etapa de mi vida me he llevado grandes conocimientos de oratoria, y mejores amigos. Tenía claro que lo que a mí gustaba era comunicar y construir nuevas ideas, así que seguí formándome.

A día de hoy, sigo en constante reciclaje de conocimientos, áreas, aptitudes y habilidades. Y todo ello gracias a poder trabajar en el sector inmobiliario.

Hoy puedo decir con orgullo que soy mejor persona y mejor profesional. Y el día de mañana seré aún mejor aprendiendo contigo, lector de este blog personal de marketing inmobiliario.

¿Sigues pensando que no tenemos nada por lo que estar agradecidos?

Entonces sigue leyendo, por favor.

Tienes salud. O si no la tienes, seguro que en tu mente habita la fuerza de voluntad para que la enfermedad, sea cual sea, no corte tus alas. Conozco y he conocido -seguro que alguno me está leyendo, encantado de tenerte aquí, conmigo -, a auténticos héroes.

Tienes grandes amigos que están ahí cuando realmente lo necesitas. ¡Esas cañas para arreglar el mundo… no las cambiaba yo por nada!

Y, por último, en orden, que no en importancia, está la familia. Lo he dicho ya en más de una y dos ocasiones. Su apoyo incondicional es la gasolina que prende nuestra mecha al éxito.

Ahora dime. ¿No tienes nada por lo que puedas dar gracias?

carlos rentalo blog

Sé feliz y serás el mejor agente inmobiliario.

La gratitud sincera puede transformar los trabajos más rutinarios en tareas alegres.

Una aptitud optimista, humilde y agradecida de nuestro día a día como agentes inmobiliarios tiene una gran recompensa: se abren ante nosotros nuevas grandes oportunidades;

a más oportunidades, mayor desarrollo personal;

a través del desarrollo personal derribamos fronteras laborales;

tras los muros que nos imponemos, se abre el camino al éxito como agente inmobiliario.

Aquellos que encaramos el día con espíritu optimista somos más productivos, tenemos más éxito, vamos menos al médico y practicamos más ejercicio físico; practicando nuestras aficiones, nuestra mente libera optimismo… y vuelta a empezar.

Todo esto se reduce a un concepto: la felicidad del asesor inmobiliario.

Sé que los inmobiliarios tenemos nuestros días malos; y, claro, después están los peores. Como creo que la mejor explicación es la del propio ejemplo, os contaré mi secreto, aunque seguro que más de uno ya sabe o intuye por dónde quiero ir.

Si me sigues habitualmente en Twitter o en Instagram sabrás exactamente a lo que me refiero.

Soy agradecido. Siempre. Saber valorar el esfuerzo que realiza una persona no enseña una valiosa lección: decir “muchas gracias” “buen trabajo” “enhorabuena por lo que has conseguido” genera felicidad en tu interlocutor.

Practicarlo es tan sencillo como mirarle a los ojos y darle las gracias. Con sinceridad.

Es emocionante ver el cambio que se produce en la otra persona. Sale de la conversación con unas ganas inmensas de comerse el mundo. ¡Esa es la actitud!

Los pequeños detalles hacia tu equipo les infunden confianza en ellos mismos, y, por lo tanto, trabajarán con una actitud más positiva para alcanzar los objetivos.

Implicar al equipo de agentes inmobiliarios. Para mí es clave dar la palabra a todo el equipo. Desde el puesto de jefe es muy fácil caer en la tentación de imponer nuestro punto de vista.

Cuando tengamos razón, demos argumentos; pero siempre debemos dejar un pequeño espacio para conocer otros puntos de vista, replantearnos lo que creemos que es cierto. Solo así podemos avanzar.

El hecho de dejar que tu equipo haga propuestas, se les escuche, y si es una buena propuesta, se vaya adelante con ella, hace que el equipo se sienta parte del proyecto. Su actitud es más positiva, está más motivado y los resultados son extraordinarios.

A lo largo de mi trayectoria como agente inmobiliario he buscado siempre a referentes que muestren estas dos actitudes:

  • Reconocen el buen trabajo de los otros agentes inmobiliarios con los que colaboran.
  • Están acostumbrados a recibirte con una sonrisa e incluso con un abrazo cuando te ven.

Trabajo día a día en ello para llegar a ser como ellos. Y, si puedo, ser incluso mejor.

La humildad me hace aún más grande. Reconozcámoslo. Todos cometemos errores. De nada nos sirve lamentarnos, ni buscar excusas ajenas.

No existen culpables más allá de ti. Reconocerlo te convierte en un mejor profesional; compartirlo con el equipo y buscar cómo mejorar, en un auténtico líder al que respetar.

La envidia y la infelicidad no tienen cabida en mi día a día. Sé hasta dónde soy capaz de llegar; pero siempre tengo muy presente que en algunas áreas hay profesionales que son mejores que yo en algunas áreas en las que me esfuerzo por mejorar.

Podría optar por mostrarme reacio a reconocer lo que aportan. Sinceramente creo que la envidia genera frustración, y esta, infelicidad.

Yo quiero aprender cada día. Así que prefiero rodearme de los mejores y aprender de ellos que sentarme a mirar cómo evolucionan mientras yo me quedo parado.

carlos rentalo blog frases

En definitiva, alcanzar la meta de ser no un buen agente inmobiliario sino el mejor, pasa, irremediablemente por saber ser agradecidos (con la profesión, con los colegas, con la familia, con los amigos, con los enemigos; con nosotros mismos). Y saber ser agradecidos tiene un importante componente de equilibrio emocional, de gestión de las emociones.

Follow

    About the Author

    Soy consultor de negocios inmobiliarios, inversor y emprendedor. Speaker internacional y especialista en estrategias para aumentar las ventas de las agencias inmobiliarias. Llevo más de 15 años trabajando en el sector inmobiliario. Asturiano y vivo en Madrid.

    Leave a Comment:

    Leave a Comment:

    Recibe GRATIS una Guía de Mejora de Anuncios Inmobiliarios 

    x