.

Puedes ser más productivo, agente inmobiliario

By Carlosrentalo | Agente Inmobiliario

productividad

De verdad. 

Si piensas que el día no te da para nada...

Si ves pasar los días y las semanas y la lista de To Do ocupa ya varias páginas...

Si cuando llega el jueves piensas "j****, y mañana ya es viernes" (echándote a temblar...

Este artículo de hoy te interesa, mucho y de forma urgente. 

Vaya por delante que no pretendo sentar cátedra. Hay por aquí algunos cracs que dominan el tiempo como auténticos Jedi.

Lo que expongo a continuación se corresponde con mi método particular. Como siempre os comento, cuando hablo, cada uno habrá de elegir aquello que más le interese para adaptarlo a su ritmo y filosofía. 

Dicho lo cual, nos vamos directos a la herida abierta. La falta de productividad en un equipo inmobiliario lastra su potencial.

Lo veo a menudo, y sois muchos quienes me lo comentáis abierta o de forma privada. 

Una realidad que no quisiéramos vivir, pero está aquí. 

¿La afrontamos? ¿La superamos? 

Manos a la gran obra de nuestra vida. Porque...

¿Qué somos? ¡Agentes inmobiliarios!

Y ¿qué queremos? Convertirnos en #superagentes

La realidad del día a día del agente inmobiliario VS  nuestro objetivo como #superagentes productivos

Cuando converso con vosotros sobre cómo mejorar la productividad del agente inmobiliario, existen unas pautas comunes que están en el origen de la improductividad que tanto nos preocupa. 

- Cuánto tiempo me consume una determinada tarea. En nuestro día afrontamos tareas diversas que muerdo a muerdo, hacen desaparecer al tiempo. Que si correos electrónicos, que si visitas, que una presentación de servicios, ahora una reunión... ¡ay! y las redes sociales! 

- Cuánto tiempo me consume pensar que esa determinada tarea me consume un tiempo que es oro (o captaciones perdidas). Imbuidos en nuestras dinámicas de inmobiliarios, vamos a trancas, apagando fuegos, y cuando sacamos un ceda el paso, lo peor es que solo se reflexiona sobre por qué no he podido hacer aquello. ¿Qué tal si damos la vuelta y nos preguntamos qué podemos hacer para conseguirlo?  

- Las distracciones habituales y las nuevas distracciones. Que el teléfono suene cuando estamos ahí, dándolo todo, hiperconcentrados, lo tenemos asumido y hasta casi dominado. 

Pero, ¿qué ocurre con los Whatsapp/Telegram? Confiésate: ¿cuánto tiempo pasas interrumpiendo lo que estás haciendo porque llega un mensaje? Desde que Twitter inventó la carga automática de más contenido, scrolleamos demasiado a menudo sin un propósito fijo...

- La Ley de Murphy. Si algo va mal, puede ir a peor. Encadenar un 'no' tras otro en un corto periodo de tiempo forma parte de nuestra mochila inmobiliaria. Tu actitud hacia ello marcará tu éxito o tu fracaso. 

- La realidad personal de cada uno de nosotros. Sonrisas y lágrimas. Y no hablo del musical, aunque podría, ahora que lo mencionas... Porque así de caótica es nuestra vida. Somos humanos. Tenemos nuestros buenos días y esos días de gloria (léase con ironía, por favor), en los que la mentada Ley de Murphy parece hacerse fuerte. 

En definitiva, nuestro mayor tormento son las distracciones. ¿Cómo evitarlas? 

Vayamos por partes. En orden, inverso.

Mi plan para ser un agente inmobiliario más productivo

Después de todo lo que viví, aprendí -entre otras muchas cosas- que si quiero lograr mis metas, tengo que estar siempre en el lugar que me corresponde en ese momento. 

¿Que no tengo la cabeza para una acción concreta? Paro. Pienso. Me observo y actúo. A veces la mejor acción es no actuar. Dedicar ese mal momento a otra cosa que no requiera de todo tu potencial, que te libere de ello. 

Cuando estés preparado, tú mismo te posicionarás en el lugar adecuado, agente inmobiliario. 

Los buenos agentes saben que una mala etapa solo es puntual, aprenden la lección y siguen adelante para mejorar la situación.

¿Tienes una mentalidad positiva?

Las afirmaciones positivas funcionan de verdad en los agentes inmobiliarios. Incluso cuando algo sale mal: una captación, una negociación con un cliente o firma en un notario. Dedicarte un tiempo para y repetirte unas palabras que te den ánimos y optimismo. 

También para todo aquello -hobby, deporte, pasiones ocultas- que alimentan tu mente con más creatividad y fuerza.

¿Sabías que existe el modo silencio y un aspa?

Vale. Recibir llamadas nos gusta. Pero cuando estamos en un momento de concentración, no podemos dejar de sentir que ¡vaya p*****! Por suerte existe el modo silencio para notificaciones de las apps. 

Es que, Carlos, cuando me meto en las redes sociales se me va el tiempo... Pues entonces hay dos acciones muy simples: cierra sesión y cierra la página.

¿Tienes un plan? 

Establece objetivos diarios. Tienes que controlar tus números y fijarte objetivos diarios. De esa forma sabrás dónde te encuentras y qué camino sigues. 

Despertar y saber, casi instintivamente, cuáles son tus metas para hoy, programa tu mente (concentración) para conseguir tu objetivo. Y lo más importante:  no permitirás que nada ni nadie te aleje de la meta.

Pero ojo, no todo es bum, bum, bum. A piñón fijo. 

Hay momentos en los que tienes que parar y desconectar. 

En mi día a día inmobiliaria, y sobre todo desde que inicié mi nueva etapa como consultor inmobiliario, ejecuto, ya casi como un autómata, la técnica Pomodoro para aumentar mi productividad. 

La técnica consiste en trabajar 25 minutos seguidos sin ningún tipo de distracción, manteniendo una alta concentración. Podrás parar 5 minutos descanso y cuando pasen 100 minutos, tendrás otro descanso de 15 minutos donde podrás levantarte, caminar y sobre todo alejarte del ordenador. 

¿Te animas a probarla? ¿Conoces otros métodos que funcionen (o que no)? Dale a la tecla, ¿no? 😛

Trabaja por objetivos, no por tiempo

Todos hemos comenzado nuestra carrera inmobiliaria pensando que el día a día sería de 8 horas. Grave error. 

Si te dijera que puedes hacer muchísimas acciones y tareas en menos tiempo y disfrutar más de tu vida, ¿me creerías? 

Así lo vivo yo. Y tú también puedes. [Y no, esto no va de arengar a las masas con frases hechas. Te lo digo porque yo lo he conseguido.]

¿Cómo? Priorizando tareas, conociendo cuáles son tus mejores momentos y rutinas para afrontar esas áreas que necesitan de un tu al 200%; reservando pequeños bloques de tiempo de gran concentración para sacar todos tus propósitos. 

Establece con ello una rutina y cúmplela. Por ejemplo, si haces prospección dos horas por la mañana, reserva ese espacio en tu agenda e intenta mantener siempre que puedas la actividad.

 Dominarás el tiempo, que no es lo mismo que vivir dominado por él. 

Serás un agente inmobiliario productivo cuando sepas decir no a las distracciones, tengas definidas e interiorizadas las prioridades de tu negocio y hayas creado un hábito para conseguir tu objetivo. 

¿Que aún con todo esto te sientes superado? Respira, por favor. Existe una vía: delegar. Cuando nuestro negocio inmobiliario crece, puede llegar el punto en el que es más productivo y eficiente subcontratar determinadas gestiones administrativas y de marketing. 

No solo me refiero al tema de Redes Sociales -como ya he comentado en otras ocasiones, si delegamos, será en un profesional en el que confiemos o fracasaremos-; también áreas como el manejo y explotación del CRM o la comunicación más puramente administrativa. 

¿En qué punto te encuentras? Si crees que podemos ayudarte como Comunidad, adelante. Eres bienvenido aquí y en nuestro grupo de Facebook inmobiliario.

Sal de tu zona de confort. No hay nada mejor que probar cosas nuevas. Ser un agente inmobiliario creativo te motivará a dar lo mejor de ti cada día.

Follow

    About the Author

    Soy consultor de negocios inmobiliarios, inversor y emprendedor. Speaker internacional y especialista en estrategias para aumentar las ventas de las agencias inmobiliarias. Llevo más de 15 años trabajando en el sector inmobiliario. Asturiano y vivo en Madrid.

    Leave a Comment:

    Leave a Comment: