.

¿Por qué utilizo Facebook dentro de mi plan de marketing inmobiliario?

By Carlosrentalo | Marketing Inmobiliario

plan de marketing inmobiliario

Riesgos y oportunidades de Facebook aplicado a tu marca personal como asesor inmobiliario.

Hace apenas trece años nadie sabíamos pronunciar Facebook. Seguramente, hoy tú, eres uno de los más de 1860 millones de usuarios que la plataforma asegura tener. Cada segundo se crean cinco nuevos perfiles. ¿No es increíble? 

Para mí, Facebook es uno de esos canales en los que creo que tengo que estar. Y participar.

Facebook es una herramienta de marketing inmobiliario muy eficaz.

Más allá del poder decir que tengo X amigos o que me siguen Y personas, lo cierto es que desde que empecé a plantearme este medio (¿es un medio? ¿un canal? Me autorrespondo: ¡todo!), cada día me confirmo en el acierto.

Del mismo modo que YouTube permite ponerme rostro y hacer contenidos más especializados, Facebook me aporta una vía para mantener una regularidad en los contenidos, una frescura que solo puedo comparar a Twitter.

Frescura. Contenidos. Comunicación. Interacción. Todo esto tienes por ganar.

Te preguntarás: ¿tengo que estar en Facebook?

Sí. Eso sí, con unas ideas básicas claras de cuál es el potencial y cuáles los riesgos de Facebook como herramienta de marketing inmobiliario digital.

Facebook para marketing inmobiliario = presencia + estrategia

Como todo lo nuevo, muchos se lanzan a por ello sin pararse a pensar lo que supone abrir una cuenta.

Del tema de la privacidad, en esta ocasión no lo menciono, porque nos daría para un culebrón.

Mi pequeña batalla está en el uso que le damos. Porque abrir un perfil de Facebook es hiperrápido. La misma velocidad con la que podemos destruir nuestra marca personal inmobiliaria y la marca de la agencia inmobiliaria a la que representamos.

Así de crudo. Así de peligroso. Así de real.

Porque lo veo cada día: profesionales, colegas inmobiliarios o de otras disciplinas, que se emocionan tanto con la interactividad social que no establecen límites, no filtran, no seleccionan, no controlan.

El resultado: el que cabía esperar. Un fracaso rotundo.

En el marketing inmobiliario digital la línea que separa el éxito y el fracaso de una marca es muy fino.

Parte del tiempo que planifiques destinar a las redes sociales, y más concretamente a Facebook, deberías emplearlo en tratar de identificar patrones de consumo de contenidos inmobiliarios que arrasan y otros que se precipitan estrepitosamente al fracaso.

A esto se le denomina benchmarketing inmobiliario, lo que en román paladí se conoce como estudiar a la competencia.

Hemos acordado que la competencia no solo es sana, sino que es necesaria, ¿verdad?

Soy un firme defensor del rédito que un agente inmobiliario puede obtener de trabajar bien una cuenta en Facebook.

Pero mi experiencia me demuestra que sin una clara estrategia como cimiento, es muy fácil incurrir en graves errores, más comunes de lo que me gustaría reconocer en los profesionales inmobiliarios.

Los errores más comunes que he visto en el uso de Facebook como herramienta de marketing para agentes inmobiliarios

El agente inmobiliario arrogante y prepotente

Lo reconocerás a la legua: publica siempre sus ventas. Sean o no recientes. Mirar su muro es como mirar una calcomanía de éxitos pasados.

Viendo estos perfiles me pregunto: ¿qué haces en tu día a día para superar esos resultados, por muy extraordinarios que sean?

De verdad, si mantienes una línea argumental de este cariz no estás haciendo ningún favor a la agencia inmobiliaria a la que representas (seas tú mismo o no).

Claro que puedes publicar lo orgulloso que estás de conseguir cada uno de los hitos en tu carrera al éxito como agente inmobiliario.

¿No crees que generarás más confianza si muestras el lado humano del éxito?

Si yo te digo: Una nueva venta, otro hito más en mis objetivos anuales... ¿no te dejo como frío?

En cambio, piensa en esta otra opción: "Lo maravilloso de este trabajo es haber hecho feliz a una familia" con una imagen de los clientes con las nuevas llaves de casa o algo que simbolice la satisfacción de los clientes.

Y ya si te dan permiso para hacerte un selfie formal donde todos estéis radiantes, ni os cuento.

Qué, ¿cómo te quedas?

Lado humano inmobiliario

Voy más allá. Porque, ¿quedarnos solo en lo profesional? Todo lo excesivamente profesional e institucionalizado resulta, a largo plazo, artificial.

La confianza se basa en la imagen que el cliente inmobiliario tiene de ti como alguien que podría ser él. 

No deberíamos olvidar que tenemos que mostrar algo más de nuestra vida como algún buen momento con los amigos o familia para romper ese primer hielo empático.

La cara b de este arquetipo es el agente inmobiliario que publica continuamente anuncios de pisos, nuevas promociones y bajadas de precio.  Ahí te cargas todo el potencial interés para tu comunidad. 

¿Consecuencia? Dejar de seguir y ocultar están a un clic. No te conviertas en un “zombie” inmobiliario.

Aplica mejor la regla del 80-20: 80% contenido que aporte valor como blogs, noticias inmobiliarias, infografías con consejos e información útil para tu mercado, contenidos de la zona y de ti mismo; un 20% de la promoción del producto y negocio inmobiliario. 

El agente inmobiliario que genera una controversia sin saber cómo

Hay líneas que no debes cruzar. Evita hacer comentarios que pueden ofender a otras personas, o si quieres ser políticamente incorrecto, al menos hazlo con sensibilidad.

Piensa bien qué fotos, vídeos o comentarios  vas a publicar, especialmente sobre temas tan pasionales como la política, el fútbol o la religión. La reputación de tu negocio está en juego. 

He visto casos de inmobiliarios que se han visto envueltos en una vorágine de comentarios y respuestas por comentarios mal planteados.

En ocasiones por no darse cuenta de los dobles sentidos del lenguaje y faltar esa carga de comunicación no verbal que hay en toda comunicación cara a cara. Con ello tenemos que maniobrar. Y jugar, cuando sea bueno.

El agente inmobiliario que en una noche de desenfreno se publica en una postura poco adecuada a su imagen profesional

Ojo con las fiestas y fotos inapropiadas. Piensa que lo más importante es la imagen e información profesional que compartes.

Todo aquello que compartimos al dar a 'Publicar' da forma a nuestra marca personal. Nos jugamos mucho.

Nos lo jugamos todo. El derecho al olvido existe, pero la esencia que dejas con este rastro, ¿crees que es tan fácil de borrar como formatear el ordenador?

En Internet, la información, una vez hecha pública, ya no nos pertenece por completo, ni podemos controlarla en su totalidad.

Cuida muy mucho el nivel y la calidad de las imágenes y vídeos que publicas de tu agencia o del equipo. Si publicas contenido, mejor que sea de gran calidad y, sobre todo, que la información sea real y verídica. 

El inmobiliario extasiado que se cansa pronto

Publicar con demasiada frecuencia un días y luego desaparecer es una mala estrategia. ¿Quieres dar una imagen de irregularidad, de hoy sí estoy contigo, mañana quién sabe?

¿Qué pensarías de tu asesor contable si de repente desapareciera sin dar señales de vida durante 1 año y después vuelve como si nada?

Lo que trato de hacerte ver es que no se trata de emocionarse al principio y abandonar un tiempo.

A pesar de su inmediatez, las redes sociales requieren paciencia, mimo, perseverancia... y grandes dosis de creatividad.

Si tienes algo que aportar -y yo sé que sí- a tu pequeña o gran comunidad (aquí, el tamaño importa menos, de verdad) de seguidores como agente inmobiliario, exponlo con generosidad y fruición, pero con un plan de contenidos.

Gracias a la planificación, que no tiene porque ceñirse a un corsé 'exceliano' -déjala respirar y que te sorprenda-, te motivas a ti mismo para alimentar con regularidad a tu comunidad.

¡Peligro! Tampoco caigas en la autodependencia y el estrés de tener que decir algo o publicar algo. Te puede llevar por sendas y pozos muy oscuros.

Selecciona las mejores horas y días para publicar tus contenidos. 

¿Cómo? Pensarás. Si bien tienes que mantener un ojo observante sobre la competencia, el otro déjalo caer de vez en cuando por las analíticas.

En los perfiles es más complicado, ya que Facebook entiende que los perfiles se destinan para uso personal y focaliza todo su desarrollo empresarial en las páginas de Facebook.

Perfiles y páginas de Facebook no están reñidos. No al menos cuando sabes cuándo utilizar uno (marca personal) y cuándo el otro (marca personal e imagen de agencia inmobiliaria).

Por lo tanto, para mi perfil, ¿en qué me tengo que fijar?

Evalúa siempre con visión crítica qué publicaciones han obtenido más reacciones, qué tipo de reacciones (me gusta, un comentario, lo han compartido, lo han compartido y añadido un comentario personal), y en cuánto tiempo.

Facebook llena tu muro según con qué contenidos interactúas. Si damos la vuelta al calcetín, veremos que si tenemos una comunidad fiel y esta comunidad secundaria crece, nosotros creceremos con ella.

Lo llaman efecto onda en el agua.

Agente en crisis: ¿Un comentario negativo... ¿Y cómo respondo?

Lo sé. La tentación de eliminar el comentario crece en tu interior. Proporcional a las ganas de responder como se merece...

¡Alto! Polícia. Eliminar comentarios negativos o con insultos puede generar el conocido como efecto Bárbara Streissan: por ocultar algo se hace más visible.

Intenta responder de una forma inteligente. Y ante todo evita la discusión pública. Si la conversación presenta riesgo de viciar el hilo, redirige a un mensaje privado, o si hay posibilidad de dilucidarlo en persona, mucho mejor.

Recuerda: mente fría. No hay nada personal, y si lo hay, el pequeño troll en potencia se habrá descubierto mientras tú refuerzas tu imagen personal. KO. 

Coda: ¿delegar la gestión de las cuentas sociales de la inmobiliaria o mis propias cuentas?

Ni bueno ni malo. Esto ya según tus propias necesidades. Ahora sí, si lo vas a hacer, asegúrate de que confías en tu asistente y que hay una visión común de cuál es el objetivo, cuál el protocolo de comunicación y cuál el calendario.

Si te decides por mantener y alimentar tus redes tú mismo, mi recomendación es automatizar algunas publicaciones.

Plataformas como Buffer -mi favorita-, Hootsuite o IFTT te permiten descubrir contenido y publicarlo de forma automática, pero con tu toque personal.

Pruébalas y ya me contarás, en los comentarios o en las redes sociales, cuáles se adaptan mejor a tus necesidades. ¡Así aprendemos todos! Be water, my friend.

Facebook para el agente inmobiliario: oportunidades inexploradas (o poco exploradas)

Después de mucho analizar tanto a agentes inmobiliarios con marca personal como seguir a algunas grandes agencias inmobiliarias, echo de menos potenciar otras formas de marketing digital en este nuestro sector.

Fíjate: muchas se centran en su estrategia en Facebook y descuidan Twitter, una red que puede darte mucho juego a nivel tanto de atención al cliente como de interacción inmediata con la Comunidad.

Me encanta el video marketing, y creo muy sinceramente que el sector inmobiliario, y particularmente los agentes inmobiliarios, no han calibrado bien la fuerza comunicativa de un buen vídeo.

Te puedes marcar un directo por ejemplo para una consultoría expréss sobre aspectos técnicos de la compraventa de un inmuebles, puedes hacer una minientrevista con tus seguidores...

... no me tiréis tanto de la lengua...

En LinkedIn tienes un espacio personal para trabajar tu marca personal con Pulse, e Instagram, con sus historias, está generando buenos ratios de interacción.

>> CUÉNTAME AQUÍ CÓMO PUEDO AYUDARTE MEJOR <<

Sólo te llevará menos de 5 de minutos.
Espero leerte y estar generando material útil para ayudarte muy pronto 🙂

No te quedes con las ganas y escríbeme ahora haciendo clic aquí.

 

Follow

    About the Author

    Mi nombre es Carlos Rentalo. Soy director de marketing de CENTURY 21 España y Portugal. Vivo en Madrid. Soy asturiano y mi objetivo es dejar huella en el mundo inmobiliario.

    Leave a Comment:

    Leave a Comment:

    Recibe GRATIS una Guía de Mejora de Anuncios Inmobiliarios 

    x